sábado, 16 de abril de 2011

Prosecutor princess


Buscando en mi lista de doramas, me di cuenta de que con la falta de tiempo, había olvidado la otra historia que, junto a Secret Garden, me tenía cautivada, y que no es otra que Prosecutor princess. Si tuviera que describir este drama en pocas palabras, sería: sorprendente, divertido, y tierno. Y, para empezar, y como siempre, os dejo el remusen de WikiDrama para que os hagáis una idea:



“Ma Ri Hye es una mujer con una excelente memoria y capacidad para enfocar, lo que le permitió pasar el examen de buffet con facilidad. A pesar de su talento, ella está más interesada en estar a la moda y no le gusta el trabajo duro, así que está lejos de ser un fiscal ideal y tiene dudas sobre su idoneidad para su trabajo. A través de sus conflictos con señores colegas y luchas con los casos difíciles, Hye Ri gradualmente madura a ser una fiscal brillante con un sentido del deber y justicia”.

Una vez más, y como suele pasarme últimamente, el resumen que se ve por internet no hace más que retenerme a la hora de decidir si empezar a ver la serie o no, y, por suerte, esta vez decidí hacerlo gracias a que me gustaba mucho el protagonista. Sobra decir que no me arrepiento, y que me enganché tanto con la trama que me vi la mayoría de episodios seguidos en las últimas vacaciones (o puente, mejor dicho) que tuve.
En realidad la historia no es que se centre en el desarrollo de Ma Ri en su trabajo, que si bien es importante y algo que después se verá, fundamental para la trama, casi queda en segundo plano cuando la verdadera cuestión empieza a salir a la luz y todo se enreda de forma sorprendente. No voy a contar de que va toda esa “trama”, ya que sería destripar desde un inicio todo, pero sí voy a decir que nada es lo que parece en esta historia, nos van atando cabos por aquí y por allí y llega un punto que ni siquiera sabes quién es quién. A pesar de todo, no se deja el romance de lado, y esta se ha convertido en una de mis parejas preferidas. Hay una química increíble entre los dos, y desde el principio se ve como a él empieza a gustarle Ma Ri aunque se ponga en esa faceta de amigo. 



Ya que con esta serie me pasa lo mismo que con secret garden (y los que la hayan visto lo entenderán) pasaré de contarles la historia a pasar de hacer un breve resumen, a describir los personajes más importantes.
La historia comienza cuando, tras graduarse como fiscal, Ma Ri decide irse a un hotel para ver un desfile de una marca de moda. Aficionada como es a conseguir todo tipo de accesorios de lujos que su padre paga, una vez llega allí, se enamora de un par de zapatos que, a causa de un accidente en el cual le roban el dinero y la identificación, no podrá comprar. Esa noche debe quedarse en el hotel en la habitación que se suponía, era la suya, y que está ocupada por un hombre que, además de haber ocupado su cuarto por un error del hotel, compra los zapatos que ella quería. Su nombre es Seo In Woo, nuestro protagonista, y ya desde el principio vemos que, además de estar como un tren, tiene un carácter que choca frontalmente con el de ella.
Ma Ri consigue que él le venda los zapatos, prometiéndole pagar más tarde. Seo In Woo termina aceptando, pero Ma Ri pierde las señas que él le da para ponerse en contacto y vuelve  a su casa sin poder contactar con él. Así pasa un tiempo hasta que, por casualidad, lo ve en la fiscalía donde trabaja. El hombre es abogado, y tras algunas confrontaciones, terminan haciéndose amigos. 



Hasta ahí lo que voy a contar, y que no es más que el primer capítulos. Entrando con los personajes, empezaré por ella, Ma Ri. En un principio, estaba completamente segura de que alguien como ella sería incapaz de ser fiscal. Parece que su principal pasatiempo es ir de compras, siendo incapaz de trabajar más horas de las que pide su contrato para acabar con sus casos. Resulta brutalmente ingenua, y demasiado emotiva cada vez que se mete de lleno en uno de sus casos. Y lo peor de todo, es incapaz de ver qué hace mal. Cuando la delegan a un despacho, completamente sola, donde finalmente la tiene resolviendo un par de casos inútiles, ella no es capaz de comprender qué ha hecho mal. Y por eso, con la ayuda Seo In Woo, conseguirá ser tomada más en serio.
Si bien en el plano profesional va madurando, en su vida privada no es así. Le gusta el fiscal jefe de su oficina, y termina siendo ayudada por Seo In Woo para acercarse a él. Incluso se muda a una casa nueva para poder ir con él al trabajo. Pero en realidad todo su tiempo libre lo termina pasando con Seo In Woo, que se mete en su vida con una rapidez asombrosa. Incluso termina mudándose con ella para ser vecinos. Este rollo, que al principio me recordaba demasiado a un acosador, en seguida va tomando forma a medida que avanza todo.
Ma Ri solo puede verle como un amigo, pero mientras pasan los días, su cercanía se le hace indispensable. Él se convierte, por decirlo de algún modo, en alguien que siempre está allí para ella. Ya que hemos señalado todas sus fallas, también hay que reconocerle el punto bueno. Es una persona completamente determinada a terminar lo que empieza. Quizás es eso, después de todo, lo que la mete de cabeza en los problemas de Seo In Woo. 



Él, por su parte, es todo un misterio. Me gustó desde un principio, desde esa faceta juguetona y amable que muestra con ella hasta la parte cruel que muestra a algunos otros. Y, sin embargo, resulta difícil comprenderle hasta que la historia no está bien avanzada. Todas sus acciones parecen estar encaminadas a algún punto, y dejándonos pequeñas pistas, finalmente llegamos al verdadero punto de la historia.
Seo In Woo se sacó su carrera en Estado Unidos, donde vivió hasta que volvió a Corea para realizar el examen de abogados. Trabaja junto a una amiga que vivió allí con él, y que desde un inicio vemos como está también metida en toda la trama.
Y tengo que decir, que es uno de los personajes masculinos de dramas que más me ha gustado. Simplemente ha sido precioso ver como esa “amistad” que tiene con Ma Ri se va transformando en algo más, algo que no entra de ninguna forma en sus planes, y que le pone de cabeza desde el momento en que se da cuenta de sus sentimientos. En realidad, es manipulador como pocos, y muy, muy listo. Pero aún así, me encanta**.
Sé que, si bien dije poco de Secret Garden, esta vez ha sido aún menos lo que he contado. Pero realmente no se puede empezar a contar cosas de la trama sin quitarle completamente ese factor sorpresivo que tiene, por lo que prefiero dejaros a vosotros descubrir todo el pastel cuando la veáis. Realmente la recomiendo 100% y espero que os guste tanto como a mí. 


0 comentarios:

Publicar un comentario